viernes, 20 de septiembre de 2013

Universidad de EE.UU. clausura laboratorio por usar a niños en experimentos

Universidad de EE.UU. clausura laboratorio por usar a niños en experimentos

El laboratorio se dedicó a estudiar los carotenoides, sustancias que forman la vitamina A, para ello utilizó 24 niños chinos de entre seis y ocho años. La seguridad del arroz modificado utilizado en el experimento no estaba probado. Tres científicos fueron condenados.

La Universidad de Tufts en Estados Unidos clausuró por dos años uno de sus laboratorios y su jefa fue retirada de la dirección, luego que se descubriera la participación de niños de seis a ocho años en experimentos con transgénicos realizados en China.

Guangwan Tang era la jefa de un laboratorio que se dedicó a estudiar los carotenoides, sustancias que forman la vitamina A. Ella y sus colegas realizaron en China unas pruebas con arroz dorado transgénico, que contiene beta-caroteno.

Tras realizar el experimento que contó con la participación de 24 niños chinos de seis a ocho años, el grupo de Tang publicó un artículo, según el cual "el arroz dorado podría ser una fuente importante de vitamina A para los niños".

Unas semanas después de la publicación estalló el escándalo: Greenpeace difundió un comunicado en el que acusó a los científicos de utilizar a los niños como "conejillos de indias".

Los ecologistas dijeron que la seguridad del arroz modificado genéticamente no se había probado, y que esos experimentos no estaban permitidos. Tres científicos chinos involucrados en el estudio fueron condenados y las familias de los niños recibieron una compensación del Gobierno de China.

La Universidad de Tufts realizó una prueba para verificar la ética. Como resultado de la investigación se constató que no se ha deteriorado el estado de salud de ninguno de los niños que participaron en el experimento. Sin embargo, la comisión llegó a la conclusión de que Tang había violado las normas que rigen los experimentos con seres humanos, en particular introdujo unos cambios en el protocolo.

Como resultado, se decidió cerrar el laboratorio de Tang y privarla del derecho de hacer investigaciones con seres humanos durante dos años. Después de la finalización del periodo de suspensión, durante otros dos años, Tang no podrá ser jefa de investigaciones.

El analista político Juan José Gutiérrez considera que las transnacionales que financian a las universidades están detrás de estas prácticas "nazis" realizadas por los científicos, reseñó la agencia de noticias rusa RT.

"A mí no me cabe la mayor duda que detrás de esta investigación estaban, principalmente, una empresa o varias empresas multinacionales transgénicas principalmente controladas por el gran capital norteamericano", indicó Gutiérrez.

"En el incentivo que tienen los científicos para lograr éxito es mucho más importante la ganancia corporativa que el bienestar de los sujetos sobre los que se experimenta", añadió el experto.


Compartir

0 comentarios: