viernes, 24 de junio de 2016

7 razones por las que debes ingerir frutos secos

7 razones por las que debes ingerir frutos secos

Se consideran como uno de los alimentos más completos y energéticos desde el punto de vista nutricional, ya que son una fuente de ácidos grasos esenciales, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Entre estos se encuentran muchas variedades, destacándose las almendras, las nueces, las avellanas y los cacahuetes.

Hasta hace algún tiempo algunos tenían la falsa creencia de que su consumo engordaba porque hacen un aporte calórico significativo y contienen grasas.

No obstante, se comprobó que son más sus beneficios y, de hecho, son idóneos para apoyar los planes de alimentación para perder peso.

Esto se debe a que sus grasas son saludables y contribuyen a aumentar el gasto energético a lo largo de la jornada.

Por si fuera poco, son ricos en fibra y se aconsejan para frenar ese deseo insaciable de comer más de lo debido.

Existen muchas otras razones por las cuales todos deberían ingerirlos de forma regular. En este espacio te revelamos 7 de ellas para que no te quede ni una sola duda.

1. Los frutos secos mejoran la salud cardíaca

La alta concentración de ácidos grasos esenciales que contienen los frutos secos hace que sea uno de los principales aliados dietarios de la salud cardiovascular.

Su contenido en ácido alfa-linoleicodisminuye el riesgo de las arritmias cardíacas y la acumulación de colesterol en las arterias.

Su consumo resulta igual de efectivo que el aceite de oliva en la reducción de las inflamaciones y la limpieza de la sangre tras ingerir comidas llenas de grasa.

Sus fibras y esteroles vegetales disminuyen los lípidos que se reabsorben a través del intestino y facilitan su expulsión.

Gracias a su contenido de arginina, un aminoácido esencial, mantienen los vasos sanguíneos elásticos y evitan la presión arterial alta.

2. Protegen la salud cerebral

Los pistachos y las nueces cuentan con un aporte significativo de aminoácidos esenciales y antioxidantes que protegen la memoria y la salud cerebral.

Su contenido en ácido fólico y vitaminas A y E mejoran la función del sistema nervioso central ydisminuyen el riesgo de demencia y alzhéimer.

3. Son antiinflamatorios

Los ácidos grasos omega 3 que contienen los frutos secos están relacionados con la disminución y control de los procesos inflamatorios del cuerpo.

Muchos médicos y profesionales de la salud aseguran que la mayoría de las enfermedades tienen que ver con un descontrol en la inflamación.

Por esto, la ingesta de estos alimentos podría ser clave en la prevención de cientos de trastornos comunes y crónicos.

4. Mejoran la salud digestiva

Las principales bondades de este alimento para la salud digestiva se deben a su contenido de fibra dietética.

Esta mejora la absorción de los nutrientes en el intestino y facilita su movimiento para una correcta eliminación de los desechos.

Su consumo disminuye la indigestión y alimenta las bacterias vivas del colon para mantener el pH regulado.

5. Previenen el envejecimiento prematuro

Todas las variedades de frutos secos están recomendadas para la salud de la piel, dado su alto contenido en vitamina E.

Este nutriente con acción antioxidante frena el daño celular causado por los radicales libres y previene la aparición de arrugas tempranas.

A esto le sumamos la acción de sus ácidos grasos esenciales y la vitamina C, los cuales contribuyen a mantener los aceites naturales y la elasticidad.

6. Ayudan a ganar masa muscular

Los frutos secos constituyen una fuente rica en proteínas y, por lo tanto, son útiles para cubrir las necesidades diarias que se requieren durante el entrenamiento físico.

Algunos nutricionistas recomiendan ingerir una pequeña porción antes de dormir, ya que sus fibras y grasas saludables contribuyen a evitar la descomposición de masa muscular durante el sueño.

7. Combaten la obesidad

Los pacientes con sobrepeso y obesidad obtienen muchos beneficios con el consumo diario de estos alimentos.

Su alto aporte de fibra y proteínas de alta calidad apoya la función del metabolismo para aumentar el gasto calórico y bajar de peso.

Los obesos que incluyen almendras, nueces y otras variedades de frutos secos en su dieta adelgazan con más facilidad, en comparación con los que no los consumen.

Como acabas de ver, son muchos los motivos para disfrutar este delicioso alimento varias veces a la semana. Los puedes ingerir solos o añadidos en tus recetas favoritas.

paradigmaterrestre

Compartir

0 comentarios: